La gata Tardar Sauce, más conocida como , debe cuidar su sitial como el felino más gruñón del mundo, pues le salió competencia en .

Se trata de Garfi, un gato persa cuyo dueño lo bautizó así por su gran parecido con el famoso .

Y aunque su rostro parece expresar que planea algo malévolo, Garfi se deja tomar fotografías en diversas situaciones.

Sus postales empiezan a causar sensación en y la numerosa familia que lo rodea está más que feliz.