El Estado chileno aceptó la sentencia de la Corte. (Internet)
El Estado chileno aceptó la sentencia de la Corte. (Internet)

La condenó al Estado chileno por discriminar a una jueza lesbiana, a quien una corte privó del cuidado de sus tres hijas.

El fallo, divulgado en la página oficial de la Corte, establece que el Estado chileno deberá pagar 50.000 dólares a la magistrada Karen Atala y sus tres hijas y otros 12.000 dólares por costas del proceso llevado a cabo desde septiembre de 2010.

La jueza Atala interpuso una demanda en noviembre de 2004 ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos () luego de que la Corte Suprema chilena resolvió entregarle la tenencia de sus tres hijas a su exmarido por su condición homosexual.

En su resolución adoptada el 24 de febrero, pero sólo conocida ahora, el tribunal consignó que el Estado chileno "es responsable por la violación del derecho a la vida privada" y que "no son admisibles las consideraciones basadas en estereotipos por la orientación sexual".

El nuevo presidente del Senado, el socialista Camilo Escalona, comentó que la sentencia condenatoria "es una sanción por nuestro atraso institucional y uno de los aspectos es precisamente el de la discriminación".

Agregó que "este es un tirón de orejas a toda la nación chilena. No es sólo al Estado, porque acá tenemos que superar una cultura de discriminación".