El hecho provocó las pifias del público para el desatinado espectador. (Internet)
El hecho provocó las pifias del público para el desatinado espectador. (Internet)

El tono de llamada de un teléfono celular obligó a interrumpir por primera vez en la historia un concierto de la , que no se reanudó hasta que el dueño apagó el móvil, según informó una fuente de la orquesta.

Los hechos ocurrieron el último martes por la noche, cuando el director de la Filarmónica, , conducía a sus músicos por el último movimiento de la del checo , indicó Katherine Johnson, portavoz oficial de la institución neoyorquina.

En ese momento empezó a sonar desde la primera fila el popular ringtone , que imita el sonido de este instrumento en el iPhone de Apple. Pese a que el público expresó su descontento de inmediato, el teléfono no dejó de hacer ruido.

Gilbert empezó a gesticular mientras al aparato continuaba sonando, hasta que se hartó y ordenó detener el concierto, algo que hasta ahora no había sucedido nunca en las más de 14 mil veces que ha tocado la Filarmónica de Nueva York a lo largo de sus 170 años de historia.

Acto seguido, el director, visiblemente irritado, pidió en voz alta al dueño que apagara el móvil. Como este no se dio por aludido de inmediato, el público arremetió contra él con silbidos y exigiéndole a gritos que fuera expulsado de la sala, mientras su iPhone continuaba sonando entre el ruido de la multitud, habituada a escuchar las interpretaciones de la orquesta en el más absoluto silencio.

Gilbert finalmente bajó del escenario y se encaminó hacia el dueño del celular, que sacó el aparato de su bolsillo y lo apagó. "¿Está apagado? ¿Va a volver a sonar?", preguntó el director al hombre, quien se limitó a asentir con la cabeza, y el concierto se reanudó pocos minutos después entre los aplausos del público del emblemático del .