(AP)
(AP)

El Gobierno colombiano se puso como plazo junio del próximo año para que evolucionen las negociaciones con las , y que permitan alcanzar un acuerdo de paz, estimó el presidente .

"Cuando hay una voluntad real en pos de un camino común, todo se facilita enormemente. Lo perseguido no es solo el fin del conflicto, sino una paz que entrañe más igualdad, menos pobreza", sostuvo el mandatario.

Según radio Caracol de Colombia, si entre abril y junio de 2013 no hay un avance concreto, en al menos uno de los cinco puntos planteados en el acuerdo firmado con las FARC, se paralizará la mesa.

El Gobierno y el grupo terrorista aceptaron la instalación de la mesa de negociaciones en Oslo (), que comenzará en octubre. Las conversaciones serán a puertas cerradas. Hasta el lugar llegarán 30 enviados de ambas partes involucradas, pero solo cinco delegados se sentarán a definir los detalles del acuerdo.

Se detalló también que el pacto alcanzado entre Colombia y las FARC no contiene despejes de territorio ni la suspensión de operaciones militares.