Al menos once indígenas colombianos de la etnia wiwa murieron y otros 15 resultaron heridos con quemaduras de segundo y tercer grado, al recibir el impacto de un rayo mientras realizaban una reunión tradicional en la Sierra Nevada de Santa Marta, al norte de .

La comunidad afectada, que inicialmente fue identificada como kogui, practicaban un "ritual de armonización espiritual" cuando sus integrantes fueron alcanzados por el rayo durante la madrugada, informó la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC).

Los heridos fueron trasladados a un centro médico especializado de Santa Marta, capital del departamento del Magdalena, en helicópteros militares en los que reciben los primeros auxilios médicos.

El coronel Luis Quintero, comandante de la Policía en Magdalena, explicó que la tragedia pudo ser peor porque el rayo destruyó por completo la casa ceremonial en la que se encontraban unos 60 indígenas.