Dirigentes campesinos en otras mesas de trabajo con funcionarios. (EFE)
Dirigentes campesinos en otras mesas de trabajo con funcionarios. (EFE)

El Gobierno de y líderes de los campesinos llegaron el sábado a acuerdos para levantar una protesta de tres semanas que provocó bloqueos de carreteras, disturbios y escasez de alimentos en las principales ciudades, un movimiento que puso presión al Gobierno del presidente .

Miles de agricultores iniciaron el 19 de agosto una protesta por el elevado costo de los fertilizantes, el bajo precio que reciben por sus cosechas, el contrabando de alimentos y la creciente competencia de los productos importados al amparo de tratados de libre comercio.

Un acuerdo se firmó con los campesinos de los departamentos de , y , que realizaban la movilización más grande en todo el país, y otro por separado con los del .

Las partes informaron que lograron acuerdos en materia de insumos para reducir el costo de los fertilizantes, acceso de los campesinos a crédito con entidades bancarias, salvaguardia para productos como papa, leche, tomate y cebolla provenientes de los países que hacen parte de y .

Adicionalmente, el Gobierno se comprometió a establecer salvaguardias por dos años para la importación de papa fresca y papa congelada, cebolla de bulbo, frijol, arveja, tomate, pera, leche en polvo, queso fresco y lactosuero de los países de la Comunidad Andina de Naciones y Mercosur.

También se prohibirá la rehidratación de leche en polvo importada para ser comercializada en líquido.

"Ya los campesinos no podían más y lo más importantes de esta revolución popular es que logramos despertar al país y hacer aceptar al Gobierno que el campo se encuentra en crisis por su culpa", dijo César Pachón líder de la protesta y representante de los campesinos del centro del país.