Álvaro Uribe sería uno de los objetivos de las FARC. (Luis Gonzales)
Álvaro Uribe sería uno de los objetivos de las FARC. (Luis Gonzales)

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia () volvieron a negar que estén y el fiscal general, Eduardo Montealegre, como reveló el gobierno hace algunos días, según un comunicado publicado hoy.

El grupo terrorista, que desde hace un año protagoniza un proceso de paz con el gobierno colombiano, expresó que "la repentina cascada de calumnias" busca la ruptura del proceso, cuya decimoséptima ronda comenzó hoy en La Habana (Cuba).

Según el Bloque Sur de las FARC, las denuncias son "cocinadas y condimentadas por los círculos militaristas dentro y fuera de la institución castrense".

La revelación del presunto atentado fue hecha el 12 de noviembre por el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, quien dijo que la inteligencia policial se había enterado de los planes de la columna 'Teófilo Forero', una de las principales estructuras del Bloque Sur de las FARC.

Pinzón relató que, por indicaciones del presidente , se había reunido con Uribe, quien gobernó de 2002 a 2010 y ahora es jefe de la oposición, para coordinar un refuerzo de su seguridad personal y familiar.

Santos dijo posteriormente que esos planes eran "viejos", aunque el ministro comentó luego que, si bien las FARC han intentado desde hace tiempo atacar a Uribe, esta vez se descubrieron nuevos indicios sobre el complot.

El Bloque Sur de ese grupo aseguró en su comunicado que "no es cierto que la columna 'Teófilo Forero' esté preparando un atentado contra el ex presidente Uribe" y que "menos cierto es el supuesto atentado por la misma columna guerrillera contra el señor fiscal".

"Consideramos que esto no es más que la cuenta de cobro que le pasan los beneficiarios de la guerra al señor Eduardo Montealegre por su posición coherente y valiente a favor de las conversaciones de paz en La Habana", expresó el grupo.

Asimismo, las FARC desmintieron que el Ejército hubiese hallado una lista con los nombres de varios congresistas que supuestamente están en la mira de ese grupo para ser secuestrados.

"Llamamos a cerrar filas a todos los interesados en la consecución de la paz con justicia social y soberanía, contra los usufructuarios de la guerra, quienes cada vez que el país se aproxima a la solución política del conflicto social y armado, comienzan a disparar desde sus oscuras madrigueras a la posibilidad de una solución incruenta", concluyó el comunicado de las FARC.

El jefe del equipo negociador del gobierno en el proceso de paz con las FARC, Humberto de la Calle, ha afirmado que las negociaciones pueden quedar en riesgo si se confirma que el grupo guerrillero está planeando atentados contra Uribe y Montealegre.

Los integrantes de la delegación negociadora de las FARC en La Habana ya habían desmentido las afirmaciones del ministro de Defensa sobre el supuesto plan.