(Internet)
(Internet)

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia () anunció hoy en que liberará a dos policías y a un militar en su poder desde hace una semana.

Los policías son Víctor Alfonso González y Cristian Camilo Yate, secuestrados por miembros de las FARC el pasado 25 de enero, en una zona del departamento de mientras adelantaban tareas de inteligencia.

Sobre los cautivos, las FARC dijeron que se "encuentran en buenas condiciones y recibiendo un trato respetuoso y digno", y aseguraron que procederán "a hacer las gestiones del caso para ponerlos en libertad".

En la entrega de los policías intermediaría, según el comunicado, el Comité Internacional de la Cruz Roja y el grupo de activistas "Colombianos y Colombianas por la Paz", que lidera la excongresista .

Señalaron, además, que el 29 de enero retuvieron a un soldado profesional en el municipio de Policarpa, ), durante un combate con tropas del Ejército. Los subversivos se mostraron dispuestos a liberar al militar, cuyo nombre se desconoce, junto con los policías.

El secuestro de estos dos policías había sido duramente rechazado por el delegado principal del Gobierno en los que se realizan en , Humberto de la Calle, justo antes de comenzar esta semana una nueva ronda de pláticas que debe extenderse hasta el próximo 10 de febrero.

ARREMETEN CONTRA URIBELas FARC acusaron al expresidente de cometer crímenes de lesa humanidad durante sus mandatos y llamaron al pueblo a movilizarse para defender las conversaciones de paz con el gobierno colombiano.

Uribe (2002-2010) es "un personaje nefasto, que no pudo ganar la guerra asesinando a tanta gente inocente y humilde de un país, no puede impedir hoy que en Colombia se intente la solución política del conflicto", expresó Rodrigo Granda, quien leyó hoy un comunicado antes de entrar a una nueva sesión de trabajo.

"Las colombianas y los colombianos todos, deben movilizarse para defender la mesa de diálogos de la Habana y exigir al mismo tiempo el derecho constitucional que les asiste para ser protagonistas principales de la paz con justicia social, en democracia y soberanía", dijo Granda cuyo verdadero nombres es Ricardo Téllez.

Las FARC dijeron en el comunicado que Uribe es "mafioso y paramilitar de pura sangre". Lo acusaron además junto a su ministro de Defensa, Camilo Ospina, de ser quien "desencadenó esa enloquecida campaña de la muerte que segó la vida a miles de jóvenes inocentes que serían presentados en los medios de comunicación, como guerrilleros dados de baja en combate".

En tanto, el Gobierno colombiano rechazó las críticas de las FARC contra Uribe y exigieron "respeto a la dignidad" del exmandatario.

"El Gobierno considera que en la Mesa de Diálogos se trabaja para conseguir la terminación del conflicto. Declaraciones como la citada, en nada contribuyen a este fin", señaló un comunicado de la Presidencia.