Bogotá amaneció este sábado en completa normalidad después de una noche de tensión por rumores sobre posibles saqueos de edificios residenciales a pesar del toque de queda que declaró la Alcaldía para prevenir desordenes. (Foto: EFE)
Bogotá amaneció este sábado en completa normalidad después de una noche de tensión por rumores sobre posibles saqueos de edificios residenciales a pesar del toque de queda que declaró la Alcaldía para prevenir desordenes. (Foto: EFE)

Bogotá. El presidente de , Iván Duque, afirmó este sábado que se mantendrá la presencia de soldados del Ejército en las calles de Bogotá en apoyo a la Policía debido a las protestas y desmanes ocurridos en los últimos días.

Con el señor alcalde (de Bogotá, Enrique Peñalosa) mantenemos toda la coordinación minuciosa y tenemos además la continuación del patrullaje conjunto entre la Policía y el Ejército”, afirmó Iván Duque a periodistas después de una reunión con autoridades locales y la cúpula militar.

En dicho encuentro se analizaron medidas como la ley seca y el toque de queda en Bogotá, que fue levantado este sábado a las 6:00 a.m. hora local (misma hora en Perú) y con el que se buscaba retomar el control del orden público en toda la ciudad.

Este patrullaje es necesario, pero además se hace para darle a los ciudadanos tranquilidad”, afirmó.

Iván Duque agregó que miembros del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía continuarán “con el apoyo permanente” y rechazó la ola de violencia que se apoderó este viernes de varios barrios del sur de Bogotá.

Expresamos el rechazo total y absoluto de todos los colombianos por el vandalismo, por el terrorismo, por el pillaje que algunos han querido perpetrar en el país para alterar el orden público, generar zozobra y afectar las libertades de la ciudadanía”, agregó.

De igual forma, desmintió la información que circuló anoche por redes sociales en la que se advertía de supuestos intentos de robos a residencias en la capital, lo que hizo que vecinos de numerosos edificios se organizaran en grupos de defensa para proteger las propiedades.

Las protestas en Colombia se iniciaron el pasado jueves, cuando decenas de miles de personas coparon las calles del país para expresar su rechazo al Gobierno, jornada que terminó con algunos brotes de violencia y un espontáneo cacerolazo que se extendió por toda la capital y otras ciudades.

Esa jornada fue el preludio de una ola de violencia que se desató el viernes en el sur de la capital, donde encapuchados se enfrentaron con la Policía, que por la tarde dispersó con gas lacrimógeno dos cacerolazos contra el Gobierno en la céntrica Plaza de Bolívar y en el Monumento a Los Héroes.

Fuente: EFE