Claudia Díaz Guillén fue detenida en abril de 2018 en España por petición de Caracas. (Foto: AP)
Claudia Díaz Guillén fue detenida en abril de 2018 en España por petición de Caracas. (Foto: AP)

Un tribunal de rechazó este viernes extraditar por blanqueo de capitales a la ex enfermera, al ex guardaespaldas de Hugo Chávez y a un ex contable de la petrolera PDVSA, porque sus derechos peligrarían de ser entregados a

La decisión fue tomada por el pleno de la Audiencia Nacional, alta jurisdicción a cargo de las extradiciones, ante la "posible vulneración de sus derechos fundamentales en el caso de ser entregados", indicó la fuente.

Se trata de Claudia Patricia Díaz Guillén, antigua enfermera personal de Chávez, su esposo Adrián Velásquez Figueroa, ex miembro de la Guardia Presidencial del fallecido mandatario, además del ex contable de la petrolera estatal José Ramón Sánchez Rodríguez, todos solicitados en Venezuela por blanqueo de capitales.

La extradición de los dos primeros fue autorizada en una primera decisión en meses pasados, pero la del tercero fue negada poco después, ante temores por su integridad en caso de ser devuelto. Ante la discrepancia, la Audiencia Nacional reunió a su pleno para unificar criterios.

Así, este viernes el pleno "ha rechazado las tres extradiciones", agregó la fuente judicial, sin aclarar de inmediato en qué situación judicial quedan estas tres personas.

Díaz Guillén y Velásquez Figueroa fueron detenidos en abril de 2018 en España por petición de Caracas después de que los nombres de ambos aparecieran en 2016 en los Papeles de Panamá como clientes de la firma Mossack Fonseca, epicentro del escándalo.

Al estallar el escándalo en 2016, la policía registró varios apartamentos pertenecientes a la pareja, donde encontraron desde motos de agua a sobres con diamantes, según medios venezolanos.

Según las acusaciones, ambos se habrían aprovechado de sus cargos en el gobierno para obtener beneficios económicos, lo que les permitió adquirir propiedades tanto dentro de Venezuela como en el exterior.

Acusado de blanquear dinero sustraído de PDVSA, Sánchez Rodríguez se entregó en una comisaría en Madrid el año pasado al conocer que pesaba sobre él una orden de detención.

La decisión de la justicia de España se conoce en momentos de profunda crisis en Venezuela, donde Nicolás Maduro está sometido a fuerte presión nacional e internacional para abandonar el cargo, mientras el opositor Juan Guaidó fue reconocido como presidente interino por cuarenta países, entre ellos España.

Fuente: AFP