Jianmei Feng fue detenida por tres días en hospital. (Internet)
Jianmei Feng fue detenida por tres días en hospital. (Internet)

Las autoridades chinas ofrecieron disculpas públicas a la joven mujer que fue de siete meses en gestación, y cuyo caso fue conocido por las impactantes fotos en que se ve a la madre en una cama junto al cadáver de su hijo.

Según informa la agencia oficial Xinhua, los tres funcionarios que ordenaron el aborto fueron destituidos por incumplir las normas del país, que no permiten los abortos de más de seis meses de gestación.

Los médicos habría hecho mal uso de la política del hijo único en China, medida de control de la natalidad que impide tener más de un niño, a menos que se pague una multa al Estado.

En su defensa, los suspendidos funcionarios dijeron que actuaron bajo lo estipulado por la ley y con consentimiento de la madre. Sin embargo, Jianmei Feng asegura que fue detenida por tres días y obligada a firmar un documento para permitir el aborto.