(Reuters)
(Reuters)

La Policía de bloqueó hoy el acceso a un cementerio donde están enterradas las víctimas de la violenta represión del movimiento prodemocrático de Tiananmen, una de las muchas medidas del Gobierno para evitar la conmemoración del 24º aniversario de los hechos del .

En los organizadores de una ceremonia de recuerdo del movimiento esperaban la presencia de una 150,000 personas.

Bajo un cielo nublado, policías desplegados en el exterior de cementerio de Wanan, en el oeste de Pekín, bloquearon la entrada principal y pidieron a periodistas de la AFP abandonar el lugar.

Las familias de los estudiantes muertos a manos del ejército chino celebran cada año ceremonias en este cementerio, vigiladas de cerca por la policía.

Casi un cuarto de siglo después de que el Partido Comunista Chino (PCC) enviara los tanques a la plaza Tiananmen, en el centro de Pekín, para reprimir la protesta, el régimen comunista sigue haciendo todo lo posible para evitar la conmemoración pública de los hechos de 1989.

El tema está ausente en la prensa oficial y las autoridades censuran cualquier alusión en las redes sociales, donde este martes estaba bloqueada la búsqueda de términos como "4 de junio", "Tiananmen" o "vela".

En la plaza Tiananmen la Policía de uniforme y de civil procedía a controles de identidad de los turistas chinos que posan para la tradicional foto delante del retrato de .

La inmensa mayoría de los jóvenes chino nacidos después de 1989 o demasiado jóvenes para acordarse no tienen ninguna noción de lo que paso el 4 de junio.

Los manuales escolares tampoco tienen ninguna referencia a lo que fue el mayor cuestionamiento del régimen comunista desde su fundación en 1949.

El recuerdo del 4 de junio lo mantienen vivo sobre todo artistas e intelectuales disidentes, apenas tolerados por el gobierno.