China rechaza que se use “la cuestión del Tíbet” para interferir en sus asuntos internos. (AP)
China rechaza que se use “la cuestión del Tíbet” para interferir en sus asuntos internos. (AP)

Tras la reunión sostenida en Londres entre el primer ministro británico y el líder tibetano , el Gobierno chino emplazó a Gran Bretaña a "reparar el daño", por lo que consideró "una grave afrenta contra el pueblo chino".

"Sin atender a las repetidas protestas, el Reino Unido sigue organizando encuentros de Cameron y otros líderes con el Dalai Lama, *algo que es una grave interferencia en los asuntos internos de China*", declaró hoy en rueda de prensa el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Hong Lei.

Hong afirmó que ese hecho constituía un respaldo a las pretensiones independentistas del Tíbet respecto del dominio chino, impulsadas por el Dalai Lama "con la excusa de la religión".

Respecto a la acusación del líder tibetano , el portavoz del gobierno de Pekín refirió que "tal rumor ni siquiera merece ser refutado".