(AP)
(AP)

El hombre que se espera dirija el destino de 83 millones de miembros del de y de 1,300 millones de chinos en la próxima década lleva más de diez días sin aparecer en público.

El vicepresidente canceló la semana pasada reuniones previstas con la secretaria de Estado norteamericana y con otros dos funcionarios extranjeros sin dar explicaciones.

Xi, de 59 años, lleva ausente desde el encuentro de emergencia de la Comisión Militar Central del partido el sábado 25 de agosto, de la que es vicepresidente, en la que se debatió una respuesta del Ejército a los terremotos que un día antes habían sacudido la .

China canceló también su prevista reunión con la primera ministra danesa, , prevista para el lunes.

Durante una rueda de prensa junto a Clinton el pasado miércoles, el ministro del Exterior chino Yang Jiechi pidió a los periodistas que evitaran "especulaciones innecesarias" sobre Xi.

Y al ser preguntado ayer por el cambio en la agenda de Thorning-Schmidt y por informaciones que señalaban que Xi se había herido la espalda, el portavoz del Ministerio del Exterior, Hong Lei, se limitó a decir: "Ya hemos dicho todo a todo el mundo".

Pero en realidad, el Gobierno no ha hecho otra cosas que azuzar los rumores.

Según expertos, lo más probable es que la desaparición pública de Xi se deba a un problema de salud. Se especula de una lesión en la espalda que sufrió mientras nadaba.