(Reuters)
(Reuters)

está preparando desde 2011 su respuesta jurídica ante una de en la , reveló hoy el canciller .

"Chile y su Cancillería tiene desde hace dos años un presupuesto especial aprobado por el Congreso y tenemos un equipo de trabajo de abogados chilenos y extranjeros, por lo tanto el país está preparado para cualquier escenario", dijo el funcionario.

Moreno, quien sostuvo que su país privilegia el diálogo, opinó que la anunciada demanda boliviana es un iniciativa errada que impulsa el presidente .

"Desgraciadamente nada podemos hacer nosotros para cambiar ese camino y naturalmente Chile hará todo lo posible para defender todos sus intereses ante la CIJ", aseveró.

Previamente, el ministro del Interior, Andrés Chadwick, aseguró que Chile* no caerá en las provocaciones de Bolivia* en la zona límitrofe.

"Hemos tenido provocaciones –menores, por suerte– por parte del Gobierno boliviano en el último tiempo. Conocimos en el verano la situación de los conscriptos bolivianos que ingresaron a nuestro territorio", evocó el ministro.

Sobre lo mismo, Chadwick dijo que la orden de no caer en provocaciones también fue entragada a los policías que resguardan la frontera.

"¿Qué es lo que el presidente ha instruido y yo, como ministro del Interior, a las fuerzas policiales? No caer en provocaciones, tener prudencia, no caer en este juego del presidente Morales", expresó.

Evo Morales anunció el fin de semana que "en los próximos días" una comisión de su gobierno presentará una demanda contra Chile en la Corte de La Haya para que su país recupere un acceso soberano al mar.

Chile y Bolivia, aunque firmaron un acuerdo de libre comercio y varios convenios de cooperación en áreas sociales, tienen una compleja relación desde la guerra de 1879.

En ese conflicto, Chile venció a una alianza peruano-boliviana y bajo su soberanía quedaron miles de kilómetros cuadrados de territorio, rico en minerales y recursos pesqueros.

Bolivia, que perdió su salida al Pacífico en esa contienda, firmó en 1904 un tratado aceptando los límites posteriores a la guerra, acuerdo que hoy Morales desea modificar.