La campaña presidencial en Chile. (EFE)
La campaña presidencial en Chile. (EFE)

Así está el ambiente electoral en Chile: el Gobierno de se enfrenta al Poder Judicial por una propuesta de su candidata presidencial y la opositora refuerza su estrategia para ganar en primera vuelta el 17 de noviembre, acusando al Ejecutivo de intervenir en la campaña.

A 11 días de los comicios se intensificaron las acusaciones cruzadas entre los partidarios de ambas candidatas: la oposición de centroizquierda acusó al Gobierno de intervenir en la campaña a favor de su representante y Matthei sindicó a Bachelet de ser "partidaria de los encapuchados" tras al rechazo en el Senado a un proyecto oficialista que busca criminalizar las protestas.

Matthei criticó ácidamente que los encapuchados que usualmente irrumpen en protestas públicas no queden detenidos y hace algunas semanas propuso crear un observatorio que siga los fallos, idea acogida la víspera por el gobierno pero rechazada por los magistrados.

El presidente interino de la Corte Suprema, Milton Juica, dijo tener "dudas de la procedencia, de la legalidad y casi de la constitucionalidad de un observatorio… que trata de fiscalizar a los jueces" y recordó la independencia del Poder Judicial.

Pero el ministro de Interior, Andrés Chadwick, rechazó las críticas judiciales al proyecto y explicó que el observatorio reuniría los fallos y los traduciría a un lenguaje de fácil entendimiento para la comunidad.

Por su parte, Bachelet anunció que su comando hará una presentación a la Contraloría para que se pronuncie sobre el presunto intervencionismo del Gobierno de Piñera en la campaña, que en los últimos días se sumó a las críticas al proyecto de gobierno de la abanderada de la centroizquierda.

"Hay cosas que el comando va a entregar a la Contraloría. Nos parece que se tiene que pronunciar", declaró, sin entregar detalles.

Bachelet, que suele evitar las rencillas públicas, se concentró en llamar a sus partidarios a ganar en primera vuelta. En tanto, en la periferia de Santiago, Matthei visitó a comerciantes callejeros y de quioscos que suelen ser afectados por los destrozos de los encapuchados durante las protestas.

Los sondeos coinciden en que la exmandataria (2006-2010) ganará por más de 30% a Matthei, pero la duda es si lo hará en primera o en la segunda vuelta, prevista para el 15 de diciembre. La oficialista consideró una "vergüenza" el "festival" de encuestas que la dan como perdedora.

La incertidumbre se debe a que esta es la primera elección presidencial en la que se suman dos condiciones nuevas: que el voto es voluntario y la integración al padrón electoral de cinco millones de nuevos votantes.