Espresso, un poderoso espectrógrafo instalado en el observatorio de Paranal, en el norte de , se convertirá en el mejor aliado de los para buscar

El instrumento trabajará para potenciar a los cuatro enormes telescopios VLT (Very Large Telescope) del Observatorio Europeo Austral (ESO), en pleno desierto de Atacama, a unos 1.200 km al norte de Santiago. Su precisión será 10 veces mayor que el instrumento más preciso que hay en el mundo.

"Espresso estará disponible en los cuatro telescopios a la vez, algo nunca antes realizado, por lo cual, las probabilidades de encontrar planetas similares a la Tierra en masa y tamaño o condiciones para la vida, son mayores", dijo a la AFP el italiano Gaspare Lo Curto, astrónomo de ESO y uno de los líderes de este proyecto.

El desierto de Atacama posee uno de los cielos más limpios del planeta con características favorables para la observación del espacio. Se estima que para 2020 el 70% de la infraestructura astronómica del mundo se concentre en Chile.

Los científicos recabarán del exoplaneta datos como su atmósfera, si cuenta con oxígeno, nitrógeno, dióxido de carbono o agua, elementos vitales para la vida.