Hundió en los años 90 a parte de África Occidental en sangrientos conflictos. (AP)
Hundió en los años 90 a parte de África Occidental en sangrientos conflictos. (AP)

El expresidente de fue condenado hoy a 50 años de cárcel por el Tribunal Especial para Sierra Leona (TESL), en las afueras de La Haya, por crímenes contra la humanidad. Es el primer líder africano condenado por la justicia internacional.

"El acusado es responsable de haber ayudado, impulsado y planificado algunos de los crímenes más odiosos de la historia de la humanidad", declaró el juez samoano Richard Lussick.

"Los efectos de estos crímenes sobre los familiares de las víctimas, así como sobre la sociedad en general, han sido devastadores", resaltó Lussick. "El tribunal ha visto a numerosos supervivientes llorar durante sus testimonios", añadió.

"En los hechos, Charles Taylor morirá en la cárcel, es de facto una pena de cadena perpetua", aseguró su abogado, Courtenay Griffiths, en una conferencia de prensa tras la lectura de la condena.

"Taylor tiene derecho a apelar y ese derecho se aplicará en este caso", afirmó por su parte Morris Anyah, miembro de su equipo de defensa, quien consideró "desproporcionada" la pena impuesta. Brenda Hollis, fiscal general del alto tribunal internacional, reclamó una pena de 80 años y dijo a la agencia dpa que tal vez apelaría la sentencia, la cual calificó de "insuficiente".

Previamente, Taylor, de 64 años, fue declarado culpable de apoyar a los rebeldes en –que asesinaron y mutilaron a miles de personas durante la brutal guerra civil de su país– a cambio de "diamantes de sangre" en los años 90. El conflicto acabó en 2002.

El proceso contra Taylor adquirió notoriedad en agosto de 2010 cuando la modelo británica prestó testimonio contra él, tras asegurar que le dio "piedras pequeñas y sucias", en referencia a los "diamantes de sangre" que este recibió por la venta de armas a las milicias de Sierra Leona.