(AP)
(AP)

Unos 22,5 millones de niños en y el están anémicos y 7,2 millones de niños menores de 5 años tienen un retraso del crecimiento, según informó hoy el (BM).

El organismo multilateral presentó este jueves en un estudio que alerta de la importancia de promover la alimentación de las madres y de los niños menores de dos años para reducir las "persistentemente elevadas altas tasas de malnutrición" en esta región..

La máxima prevalencia de malnutrición crónica y de anemia se presenta durante la edad crítica de entre 6 y 24 meses, según la institución.

El hambre, que afecta al menos a 47 millones de personas en América Latina y el Caribe, según las Naciones Unidas, "genera impactos negativos irreversibles y costos humanos, sociales y económicos elevados que contribuyen a perpetuar la pobreza", indicó.

LOS ESCOGIDOSEl BM llegó a esas conclusiones tras analizar el cumplimiento de 13 categorías programáticas consideradas válidas para garantizar un buen estatus nutricional en 12 países de la región: Dominica, Granada, Santa Lucía, San Vicente, Haití, Honduras, Nicaragua, El Salvador, Guatemala, Panamá, Bolivia y Colombia.

Esos países fueron seleccionados sobre la base de criterios como el índice de pobreza, la tasa de malnutrición, la propensión a sufrir y la vulnerabilidad a las crisis, de acuerdo a la información oficial.

El estudio reveló que "en casi todos los países no hay un enfoque especial sobre las madres de los niños menores de dos años, especialmente durante emergencias o crisis".

También que ninguno cumple en su totalidad con las 13 categorías programáticas, que consisten en "seis intervenciones prioritarias en materia de nutrición" y "siete enfoques transversales necesarios para la aplicación exitosa de las intervenciones relativas a la nutrición", indicó el estudio.