(Reuters)
(Reuters)

La Audiencia de condenó a un año de prisión a un (policía) que dejó sin testículos a un presunto delincuente al lanzarle una granada de aturdimiento en una actuación "negligente", informó el Tribunal Superior de Justicia de .

José Antonio Coscolín es estéril e impotente desde que el agente Alberto Morano, del Grupo Especial de Intervención (GEI), le arrojó dicha arma en la entrepierna y le destrozó los testículos. Esto ocurrió en (Barcelona) hace cuatro años, detalló el diario español .

Coscolín tenía entonces 25 años y trabajaba para un cobrador de morosos al que la Policía catalana perseguía por emplear, presuntamente, métodos brutales sobre los deudores. Él iba en el asiento del copiloto. El chofer era su jefe, quien era buscado por las autoridades.

El sargento del GEI Víctor Esteban, encargado de diseñar los operativos y compañero del acusado, fue absuelto.