(Vanity Fair)
(Vanity Fair)

Construida por el hombre más rico de la India, Mukesh Ambani, la casa, de 27 pisos, se eleva sobre la ostentosa calle Altamount, de la ciudad de (). Esta lleva el nombre de Antilia, como una mítica isla que daría el nombre a las Antillas en el Caribe, y mide más de 37,000 metros cuadrados.

Las personas que han podido visitarla describen que la propiedad posee helipuertos, una enorme biblioteca, comedores extravagantes, suelos de mármol y hasta una habitación de nieve.

Hasta el momento, la familia había mantenido en silencio los detalles sobre la residencia. "Es la primera vez que hablo de mi casa", dijo la esposa de Ambani, Nita, en exclusiva a la revista .

Durante la entrevista, Nita desmiente muchos de los rumores sobre la casa. Señala que cada piso de Antilia tiene altura doble o triple, así que la edificación mide unos 174 metros, lo que equivale a una construcción de 40 plantas.

También cuenta con un estacionamiento de varios pisos, un salón de baile, un spa, un teatro, habitaciones para invitados y una serie de jardines. "Hicimos nuestra casa en las alturas porque queríamos la luz del sol (…) Así que es una casa elevada arriba de un jardín", sostuvo Ambani.

Asimismo, explica que el diseño se basa sobre las flores de loto y el sol, y está decorada con materiales que incluyen maderas raras, mármol, madreperla y cristal, todo trabajado por artesanos indios. La casa valdría más de US$1,000 millones.