Khalid Al Hamad (izq), el protagonista del atroz video. (Time)
Khalid Al Hamad (izq), el protagonista del atroz video. (Time)

Tras la por el video donde se ve a un combatiente rebelde sirio abrir el cadáver de un soldado y fingir que se come su corazón, el protagonista de las imágenes intentó justificar sus acciones.

En una a la revista estadounidense Time, el insurgente, identificado como Khalid al Hamad y cuyo nombre de guerra es 'Abu Sakkar', admitió que lo que hizo fue extremo, pero dijo que era una reacción ante las atrocidades cometidas por el gobierno de , informó BBC Mundo.

Khalid al Hamad dijo que en el teléfono del soldado muerto habían encontrado un video donde se veía a una madre y a sus dos hijas siendo torturadas sexualmente.

"Abrimos su celular y encontramos un video de una mujer con sus dos hijas, completamente desnudas, y el soldado las estaba torturando con un palo, hiriéndolas por aquí y por allá", contó.

Agregó que el material era una advertencia a las fuerzas del Gobierno para que se mantengan fuera de la zona de control de los rebeldes. A la vez, indicó que tiene otro video dirigido a la minoría religiosa alauita, donde él corta en pedazos el cuerpo de un soldado de esta religión.

"Espero que logremos masacrar a todos los alauitas. Tengo otro video que les voy a enviar, donde estoy cortando a otro shabiha (militar pro gobierno) con una sierra. La sierra que usamos para cortar árboles. Yo lo corté en pedazos pequeños y grandes", admitió.

"Ellos filman también, pero después de lo que yo hice espero que nunca vuelvan al área donde está 'Abu Sakkar'", dijo, refiriéndose a él mismo usando su nombre de guerra.