Consecuencias de catástrofe. (EFE)
Consecuencias de catástrofe. (EFE)

La radiación nuclear que liberó el desastre nuclear de en Japón en 2011 llegó a las costas de Ucluelet, un pequeño pueblo de Vancouver () donde se encontraron rastros de Cesio-134 y Cesio-137, según informó el diario británico The Guardian.

Ken Buesseler, científico de la Institución Oceanográfica de Woods Hole, señaló que la radioactividad puede ser peligrosa y los océanos deben ser monitoreados.

Se señaló que los niveles de radioactividad hallados en Canadá son extremadamente bajos. De acuerdo a las autoridades, nadar en las costas de Ucluelet durante todos los días del año proporcionaría una dosis de radiación menor que una placa dental.

La catástrofe nuclear en Fukushima se originó con un terremoto que fue inmediatamente seguido de un tsunami que azotó a Japón en marzo de 2011. Ello causó la devastación de la planta nuclear ubicada al noreste de Tokio.

(Ottawa/Agencias)