Gingrich acusa a Romney de enviarle un 'bombardeo masivo' de anuncios negativos. (AP)
Gingrich acusa a Romney de enviarle un 'bombardeo masivo' de anuncios negativos. (AP)

fustigó a su rival republicano por lanzarle persistentes ataques que comparó con un "bombardeo masivo" y que utilizó para reducir la ventaja del favorito en Florida mientras se acercan las decisivas primarias presidenciales republicanas de este martes.

Pese a repuntar al frente de las encuestas, Romney no cedía y volvió a calificar a Gingrich de traficante de influencias con un "expediente de liderazgo fallido".

En lo que se ha convertido en una contienda con un desenlace muy difícil de predecir, Romney ha recuperado el impulso, mermado la semana pasada por el inesperado en .

Esta situación representó un serio revés en la lucha estado por estado para lograr el número suficiente de delegados que asegure el derecho de enfrentar al presidente en los comicios generales de noviembre.

El último sondeo de NBC News/Marist mostró que el 42% de los posibles votantes en las primarias de Florida apoyaba a Romney, contra el 27% de Gingrich, expresidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

La campaña de Romney, que tiene una enorme ventaja financiera, ha perseguido a Gingrich en sus propias escalas de campaña con el envío de comisionados para recordarle a los periodistas la investigación contra Gingrich por cuestiones éticas cuando presidió la cámara baja en la década de 1990 y otros episodios de su carrera para suscitar dudas sobre su sensatez.

Gingrich respondió y acusó a Romney, exgobernador de Massachusetts, y a una comisión política que lo apoya, de decir mentiras, y también afirmó que los dirigentes del Partido Republicano permiten esa situación.

"No sé cómo se puede considerar a personas con cortesía si están dispuestas a decir cosas que simple y sencillamente son falsas", señaló Gingrich el domingo en varios programas de televisión. "Creo que la clase dirigente republicana cree que está bien decir y hacer casi cualquier cosa para evitar el triunfo de una insurgencia auténtica, porque (a esos líderes) les preocupa mucho perder el control del viejo orden", agregó.

Romney, por su lado, siguió describiendo a Gingrich como parte del mismo sistema gubernamental que condena y como alguien que participó en los problemas económicos del país.

"Su expediente es de un liderazgo fallido", dijo Romney la noche del domingo ante unas 700 personas durante un mitin en la ciudad de Pompano Beach. "No necesitamos a alguien que puede hablar bien, o puede decir cosas con las que estamos de acuerdo, pero que carece de la experiencia de ser un líder eficaz", insistió.

Gingrich, en noticiarios de televisión del domingo, criticó las tácticas de Romney. "Solo cuando puede amasar dinero para concentrarse en un bombardeo masivo con anuncios negativos es cuando consigue avanzar", indicó.