Un 26% de los casos fueron detectados en África. (AP)
Un 26% de los casos fueron detectados en África. (AP)

El número de casos de tuberculosis en todo el mundo volvió a bajar el año pasado, al caer en un 2.2%, pero el peso de esta enfermedad aún es grande y el diagnóstico de las cepas resistentes a los fármacos es lenta, según dijo hoy la (OMS).

En su evaluación anual, la OMS mencionó progresos hacia los objetivos globales de reducir el número de casos y muertes por tuberculosis, y señaló que el Objetivo de Desarrollo del Milenio de la ONU de detener y revertir la epidemia para 2015 se cumplirá.

"En el espacio de 17 años, 51 millones de personas han sido tratadas y atendidas con éxito según las recomendaciones. Sin ese tratamiento, 20 millones de personas hubieran muerto", dijo en un comunicado el médico Mario Raviglione, director del departamento Stop TB (Frenen la TBC) de la OMS.

En total, la evaluación determinó que 8,7 millones de personas en 2011 y que 1,4 millones murieron, entre ellas unas 430,000 personas que también estaban infectadas de VIH.

Un 59% de los casos fueron detectados en Asia y 26% en África. India y China son los dos países más afectados, con cerca de un 40% de los casos del mundo.

Medio millón de niños menores de 15 años contrajeron la enfermedad, y 64,000 murieron el año pasado, detalla por primera vez la .

Según el informe, se han hecho progresos lentos para identificar los casos de tuberculosis resistente a los medicamentos, y solo uno de cada cinco pacientes en todo el mundo que se cree padecen estas cepas difíciles de tratar están recibiendo un diagnóstico acorde.