Un cohete ) de fabricación rusa y ucraniana lanzado desde una base en el y que transportaba un satélite estadounidense de telecomunicaciones cayó al mar poco después de despegar en un nuevo revés para la industria espacial rusa después de una serie de fracasos.

"Se produjo un incidente" en la primera etapa del cohete Zenit-3SL menos de un minuto después de su lanzamiento, según la sociedad rusa Energuia.

"El cohete cayó en el océano Pacífico", declaró a la agencia AFP una fuente de esta empresa que fabrica sobre todo bloques de aceleración para los lanzadores de este tipo. "Se creó una comisión para establecer las causas de este incidente", añadió.

La empresa Sea Launch, participada principalmente por Energuia y el constructor aeronáutico Boeing, realiza estos lanzamientos desde el mar, cuyo objetivo es situarse lo más cerca posible del ecuador.

"Ocurrió una situación anormal. El motor de la primera etapa (del cohete) dejó de funcionar", declaró el director de la sociedad Energuia, Vitali Lopota, a la agencia pública Ria Novosti.

"Se produjo después de 50 segundos de vuelo. Estamos intentando establecer lo que pasó", declaró.

El cohete dejó de dar señales de vida "después de 40 segundos de vuelo", lo que nos hizo comprender que "la misión fracasó", precisó Sea Launch en un comunicado.

En un primer momento, este lanzamiento estaba previsto para finales de enero, pero fue retrasado debido a "problemas de organización" que no estaban relacionados "ni con el estado técnico del cohete, ni con las condiciones meteorológicas", según un comunicado n la página web de la empresa Energuia.

Sin embargo, las malas condiciones meteorológicas, especialmente las grandes olas que desde hacía varios días rodeaban la plataforma Odyssey podrían ser la causa de este fracaso, según una fuente de la industria espacial rusa citada por la agencia Interfax.