(Reuters)
(Reuters)

Los médicos cubanos que atienden a reciben gran presión del régimen castrista para lograr que el presidente de Venezuela se estabilice mínimamente para que pueda jurar el cargo, aunque un desplazamiento en avión a su país sea un riesgo para su delicada condición, informó hoy .

El mandatario llanero sería trasladado al Hospital Militar de Caracas, donde juraría y se quedaría internado mientras avanza su cáncer terminal, detalla el rotativo citando fuentes que están en contacto con especialistas del de La Habana, donde Chávez Frías permanece internado desde diciembre. Al parecer, ya se estarían haciendo los preparativos para tal fin.

Fuentes que conocen la estrategia destacan la prioridad de Cuba de que pueda ser confirmado como vicepresidente sin las sombras constitucionales que cuestionan sus funciones, así como impedir que , titular de la Asamblea Nacional y de quien desconfían profundamente, sea quien acabe como máxima figura institucional hasta la celebración de las nuevas elecciones.

Otro dato que revela ABC es que Chávez empezó a mostrar fallos en el corazón. El presidente tuvo un ligero paro cardíaco el pasado 5 de enero, lo que le hizo perder la conciencia y le llevó a una situación de coma que duró casi un cuarto de hora.

Los médicos pudieron revertir el coma con medidas terapéuticas, pero Chávez no recobró la consciencia hasta varios días después, luego de permanecer en estado semiinconsciente. Los últimos días se le había removido el ventilador artificial.

La condición de Chávez sigue siendo crítica. Recientes pruebas indican que tendría una hemorragia en el abdomen y que debería pasar por el quirófano, pero ello no es posible ahora por su extrema debilidad, indicó ABC.

Tampoco se considera conveniente ahora un trasplante de médula para afrontar la constante extensión de células cancerígenas en médula ósea.