El pasado fin de semana, el príncipe de Brunéi, Abdul Malik, contrajo con Dayangku Raabi'atul 'Adawiyyah Pengiran Haji Bolkiah de 22 años. La boda no pasó desapercibida, pues es considerada como una de las ceremonias más costosas y lujosas del año.

Los trajes de ambos novios eran de oro y estaban adornados con diamantes y piedras preciosas. La reciente princesa lució un colgante de diamantes y esmeraldas y además cargó un ramo con gemas, en lugar de las habituales flores.

Los zapatos de Dayangku fueron confeccionados por el reconocido diseñador francés Christian Louboutin, quien no escatimó en gastos y diseñó un calzado digno de una princesa, con cristales incrustados y una tobillera de oro macizo.

La ceremonia se festejó en el palacio del monarca, ubicado en la capital de Brunéi. La infraestructura, que cuenta con soportes de oro y ostentosos acabados, tiene con 1,788 habitaciones y puede albergar a más de 5,000 personas.

El príncipe Abdul Malik es hijo de Hassanal Bolkiah, Sultán de Brunéi, un adinerado del petróleo y gas, considerado como uno de los hombres más ricos del mundo. El Sultán tiene cinco hijos y siete hijas fruto de tres matrimonios.

Las fiestas comenzaron el pasado 5 de abril y se prolongarán hasta el próximo miércoles.

TAGS RELACIONADOS