(Internet)
(Internet)

Un británico no recuerda haberse caído de un balcón en . Cuando despertó, le habían quitado parte de su cabeza. Los médicos le cortaron una parte del cráneo a Lee Charlie (32) para aliviar la presión que se acumulaba en su cerebro.

Luego de estar un tiempo hospitalizado, el hombre decidió llevarse la pieza del cráneo hasta el en una caja de polietileno con la esperanza de que los cirujanos de su país fueran capaces de utilizarlo para reconstruir su cabeza.

El hecho sucedió cuando Lee se encontraba de vacaciones en la isla de Koh Tao. El padre de este, al enterarse que su hijo había sufrido un accidente, tuvo que volar a Tailandia.

Charlie debió pasar un mes en un hospital del país asiático. Fue su padre quien llevó el cráneo seccionado que los doctores le habían retirado. "No tuve ningún problema en pasar el control de aduana y de seguridad", dijo.

Por su parte, el neurocirujano Colin Shieff señaló que cuando el cerebro se lesiona, la hinchazón puede empujarlo contra la estructura ósea que lo protege.

"El cerebro no funciona bajo presión. Es más seguro y puede garantizar una mejor recuperación si no existe presión. Es como si se tuviera una esguince en el tobillo, lo primero que hace es aflojar los cordones del zapato. Puede parecer peor pero ayuda", dijo.

Por su parte, Lee Charlie dijo que los cirujanos del Reino Unido están considerando utilizar el trozo de cráneo que trajo para ayudar a dar forma a un molde de titanio para su reconstrucción.