Sigue actualizado en nuestra APP

Mujeres se oponen a candidatura de Bolsonaro por historial de comentarios misóginos

"No se trata de decir por quién votar. Estamos unidas en torno a una cuestión: 'Él no'", explicó Linnesh Ramos, integrante del colectivo feminista Juntas! en Brasil.

Brasil

Jair Bolsonaro se ganó gran parte de su fama con proclamas misóginas y homofóbicas, su nostalgia de la dictadura militar (1964-1985) y un discurso contrario a la que considera "ideología de género". (Foto: AFP)

Jair Bolsonaro se ganó gran parte de su fama con proclamas misóginas y homofóbicas, su nostalgia de la dictadura militar (1964-1985) y un discurso contrario a la que considera "ideología de género". (Foto: AFP)

Jair Bolsonaro se ganó gran parte de su fama con proclamas misóginas y homofóbicas, su nostalgia de la dictadura militar (1964-1985) y un discurso contrario a la que considera "ideología de género". (Foto: AFP)

Redacción Redacción

El candidato a la presidencia de Brasil , Jair Bolsonaro , encuentra una trinchera de resistencia en las mujeres que buscan inclinar la balanza en su contra y hacerle pagar un historial de comentarios misóginos.

La consigna es simple: "Él No, Él Nunca" (#EleNão, #EleNunca). Comenzó con un grupo en Facebook bautizado "Mujeres unidas contra Bolsonaro", contra "el machismo, la misoginia y los prejuicios", y en pocas semanas reunió más de tres millones de integrantes.

Bajo la consigna #EleNão, miles de mujeres ya confirmaron su presencia en protestas convocadas para el sábado 29 en más de 70 ciudades de Brasil y en una decena de países, desde Argentina hasta Portugal, Estados Unidos, Holanda o Reino Unido.

Un frente inesperado para oponerse al ex capitán del Ejécito, de 63 años, que lidera las encuestas para la primera vuelta del 7 de octubre.

"No se trata de decir por quién votar. Estamos unidas en torno a una cuestión: 'él no'", explicó a la AFP Linnesh Ramos, integrante del colectivo feminista Juntas!. Jair Bolsonaro "representa una política que va contra todos los derechos conquistados a lo largo de la historia", añade.

Bolsonaro, diputado desde 1991, se ganó gran parte de su fama con proclamas misóginas y homofóbicas, su nostalgia de la dictadura militar (1964-1985) y un discurso contrario a la que considera "ideología de género".

En 2014, le dijo a la diputada de izquierda Maria do Rosario que "no merecería ser violada porque es muy mala, muy fea". Ese mismo año trató a una periodista de "idiota" y "analfabeta".

Recientemente justificó que las mujeres tuvieran salarios menores que los hombres. Y su candidato a vice, el general de reserva Antonio Mourao, levantó polvareda cuando dijo que las familias sin figura paterna eran "una fábrica de elementos desintegrados".

— ¿Evitar otro Trump? —

La movilización del sábado 29 es "extremadamente necesaria", afirma Juciara Áwo, una actriz de 35 años de Rio de Janeiro. "El país está viviendo un momento de energía complicada y tenemos un candidato que apoya el fascismo, la homofobia, el racismo, el machismo".

La candidata a diputada federal por el Partido Socialismo y Libertad (PSOL) Taliria Petrone confía en que "la derrota de ese sector va a venir de la mano de las mujeres".

"Si alcanza la Presidencia de la República sería una tragedia para Brasil", dijo a la AFP.

En la historia reciente del país sudamericano "no hay registro de una movilización tan amplia y tan permeable relacionada con las mujeres", señala Ligia Fabris Campos, profesora de Derecho en la Fundación Getulio Vargas (FGV).

La académica vincula la movilización a la elección de Donald Trump en Estados Unidos. "Aunque son diferentes en muchos aspectos, en relación a las mujeres son similares. Porque ni en la historia de las elecciones de Estados Unidos ni en las de Brasil algún candidato había hecho o dicho abiertamente cosas claramente sexistas como ellos".

La diferencia -estima- es que las mujeres estadounidenses no consideraron seriamente que Trump pudiera ser electo. "Entonces, a partir de la experiencia en Estados Unidos, las mujeres se movilizan para evitar que ocurra lo mismo", explicó.

— "Bolsonaro sí" —

Mientras el presidenciable se recupera en el hospital de una cuchillada que recibió el 6 de septiembre en un mitin, sus simpatizantes no tardaron en responder creando grupos de "Mujeres con Bolsonaro", para destacar que hay "mujeres con fibra y coraje que no necesitan el feminismo".

Entre sus defensoras figura Sara Winter, ex integrante de la rama brasileña de la organización feminista Femen que ahora reniega del feminismo y aspira a convertirse en diputada con un discurso a favor de la familia, la seguridad y contra el aborto.

"No hay 'mujeres contra Bolsonaro'. Hay mujeres de izquierda contra Bolsonaro", dijo Winter a la AFP. "Las mujeres brasileñas deben votar a Bolsonaro porque es el único político sin denuncias de corrupción, el único que inspira miedo al violador, que tiene proyectos para que el ambiente en el que vive la mujer, el trabajo o la calle, sea un sitio más seguro para las mujeres", afirmó.

El candidato propone aumentar la pena a los violadores, instaurar la castración química y permitir el porte de armas a los "ciudadanos de bien".

Como Winter, Lilian Queiroz cree que la mayoría de las acusaciones contra Jair Bolsonaro son falsas. "La izquierda dice muchas cosas que no son ciertas. Son 'fakes'", aseguró.

Con 52% del total de 147 millones de electores, el voto femenino puede ser ciertamente definitorio en una elección polarizada.

Según Datafolha, aunque la mitad de las mujeres afirma que no decidió su voto o planea votar en blanco, el 50% sí está segura de algo: que nunca votaría a Jair Bolsonaro.

Una resistencia que puede ser decisiva en la segunda vuelta del 28 de octubre, en la que según las encuestas actuales Jair Bolsonaro podría enfrentar a Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda).

Fuente: AFP

Tags Relacionados:

Brasil

Jair Bolsonaro

Ir a portada