(AP)
(AP)

Elissandro Spohr, uno de los dueños de la siniestrada de la ciudad brasileña de , intentó suicidarse en el hospital de Cruz Alta, donde está internado por problemas respiratorios a raíz del incendio en su local.

El empresario de 28 años está bajo custodia policial, pero trató de ahorcarse con una manguera en uno de los baños del nosocomio, informó el diario Folha de Sao Paulo.

Marcelo Arigony, uno de los comisarios del estado de , indicó que Spohr ya se encuentra bien, aunque esposado a su cama para evitar otro intento de suicidio.

Spohr fue arrestado el pasado lunes en Cruz Alta. Su abogado alegó que este viajó hasta dicha ciudad para ser atendido por síntomas de intoxicación respiratoria y ante el temor de permanecer en Santa María.

Por otra parte, Arigony sostuvo que una bengala de mala calidad y para ser usada solo en exteriores fue la que causó el trágico incendio. El vocalista de la banda Gurizada Fandangueira, quien está acusado de encenderla, negó su responsabilidad ante las autoridades.

"Ellos lo sabían y usaron ese modelo para ahorrar", añadió Arigony.

En tanto, la cifra de fallecidos por el incendio en la discoteca Kiss se elevó hoy a 235 y la de heridos, a 143. Las autoridades confirmaron la existencia de tres víctimas fatales no incluidas en los primeros balances.

El último fallecido es Gustavo Gonclaves, quien no pudo superar problemas respiratorios y cuya muerte cerebral fue certificada por médicos del Hospital del Pronto Socorro en Porto Alegre. El joven de 21 años también tenía quemaduras en el 70% de su cuerpo.

El número de personas internadas aumentó en 20 en las últimas horas, después de que jóvenes que consiguieron salir con vida de la discoteca empezaron a presentar síntomas de intoxicación.

Del total de heridos, 82 se encuentran en terapia intensiva y, de estos, 75 en están en estado crítico, informó el portavoz de la Fuerza Nacional del Sistema de Salud Pública, Neio Pereira, a la estatal Agencia Brasil.