(EFE)
(EFE)

La presidenta de Brasil, , bajó 27 puntos porcentuales de apoyo a su gestión, del 57% al 30%, durante la ola de protestas sociales que vive el país desde el pasado 10 de junio, según una encuesta difundida hoy.

Rousseff, quien asumió su mandato en 2011, se encuentra así, con el 30%, en el nivel más bajo de aprobación de su gestión, de acuerdo con la encuesta del Instituto Datafolha.

En el sondeo de marzo, Rousseff llegó a tener el 65% de apoyo, pero a medida que la inflación subía y los tipos de intereses aumentaban, en un clima de preocupación de la clase industrial y las centrales sindicales, la aprobación de la presidenta comenzó a declinar.

La calificación de una gestión pésima pasó del 9%, a comienzos de junio, al 25%, y en una escala de 0 a 10 la nota promedio bajó de 7.1 a 5.8, según el sondeo.

La reducción del índice de popularidad, apuntó Datafolha, se registra en todas las regiones de Brasil, edades, clases sociales y niveles de escolaridad de la población.

En el tema específico de las protestas, que comenzaron el 10 de junio en Sao Paulo por el aumento de la tarifa de autobuses y luego se extendieron a otras ciudades con otras reivindicaciones sociales, el 38% de los consultados consideraron que la actitud de Rousseff frente al problema fue regular, el 30% buena y el 26% pésima.