Antes del ataque, militares y policías realizaban tareas de erradicación de coca. (AP)
Antes del ataque, militares y policías realizaban tareas de erradicación de coca. (AP)

El Gobierno de expresó hoy su sospecha de que supuestos narcotraficantes peruanos participaron el sábado en un ataque a tiros producido en la zona cocalera de Apolo contra militares bolivianos.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, dijo a los medios que se presume la conexión del caso con extranjeros de organizaciones del narcotráfico porque en esa región, cerca de la frontera con Perú, los campesinos bolivianos no tienen la tradición de usar armas, ni son capaces de preparar un operativo de resistencia armada.

El subteniente Oscar Gironda, de 23 años, murió el sábado por el impacto de una bala disparada presumiblemente por un francotirador desde una serranía, cuando los uniformados iban a erradicar cultivos ilegales de coca cerca del pueblo de Apolo.

Este domingo, Jhonny Reynaldo Quispe Chura, de 29 años, falleció en la Clínica Rengel de La Paz, donde recibía atención después de haber sido baleado en dicho incidente.

Romero dijo que cruzará información con autoridades de Perú por la sospecha de que en la "emboscada" participaron peruanos.

Unos 17 agentes resultaron heridas y "ocho personas están en condiciones de secuestradas, entre policías y militares", indicó la autoridad, sobre el incidente que se registró el sábado en la región de Apolo, a 410 km al norte de La Paz.

El ministro Romero dijo que se ha desplazado a militares y policías para retomar el control y recuperar a los uniformados que están de rehenes.