(Reuters)
(Reuters)

El Gobierno boliviano advirtió hoy que aplicará sanciones a las personas que insulten al presidente por las redes sociales, aspecto que fue denunciado por su vicepresidente, .

"Estoy entrando al Internet y voy anotando con nombre y apellido los insultos que le hacen a nuestro presidente", dijo tras leer una cadena de insultos escritos contra el mandatario en y .

El entorno de Morales, para proteger su imagen, elaboró la ley "contra el racismo y toda forma de discriminación" para castigar con cárcel a sus ocasionales detractores, dos de ellos fueron detenidos, uno por un grafitti en la ciudad de Oruro y otro por insultarlo en un acto público en Quillacollo.

El ministro de Gobierno (Interior), Carlos Romero, admitió que existe una unidad de monitoreo de información de los diarios digitales y las redes sociales.

"En Twitter y Facebook se distorsiona tremendamente la realidad; se escriben cosas discriminatorias y racistas. Nadie afectará el derecho de las personas de opinar, de expresarse, eso nunca lo vamos a tocar", manifestó.

Romero confirmó que funciona la unidad de control de redes sociales y anuncia juicios a quienes insulten a Morales. Luego se elaborará una ley para regular el acceso y uso de Twitter y Facebook.

La amenaza de castigo por escribir insultos contra Morales sorprendió a la oposición. El diputado de Alianza Social, Willman Cardozo, anunció que pedirá un informe escrito a la ministro de Comunicación, Amanda Dávila.

"La ministra debe informar sobre esa unidad de monitoreo, que nos diga de qué manera los ciudadanos están siendo controlados en sus cuentas en Internet, sus correos electrónicos, y nos dé las garantías necesarias", dijo.

Ni el presidente Morales ni el vicepresidente García Linera tienen una cuenta en Twitter y el único que escribe alguna vez es el ministro de Culturas, .