Los alumnos y sus familias se enfrentaron a la Policía durante protesta. (Internet)
Los alumnos y sus familias se enfrentaron a la Policía durante protesta. (Internet)

Ocho alumnas inscritas en un colegio que tradicionalmente era exclusivo de varones son rechazadas, incluso con violencia, por sus compañeros y sus padres, denunció este sábado la independiente Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia ().

Las madres de 500 alumnos del colegio Bolívar de Cochabamba, forcejearon el viernes con la policía al grito de "¡no queremos mujeres!" con el argumento de que debe ser respetada la tradición de 99 años del establecimiento de educar únicamente varones.

Se trata de "un claro hecho de discriminación por sexo y esto no puede ser aceptado, no puede ser admitido y debe restituirse el derecho que tienen esas señoritas a educarse en el colegio que mejor les parezca", dijo Yolanda Prada, presidenta de la APDH.

Si el establecimiento "no acata la norma que establece la no discriminación, estaría en la violación de los derechos humanos por omisión", advirtió. La nueva ley de educación boliviana dispone la inscripción de los alumnos en el establecimiento de su elección.

En el aula de las muchachas, de entre 14 y 15 años de edad, sólo tres chicos permanecen solidarios con ellas. Otras dos alumnas ya desertaron por la presión, especialmente de las madres de sus compañeros.

El ministro de Educación, , calificó la situación de "aberrante" y anunció que hará cumplir las normas. El arzobispo de , monseñor Tito Solari, recomendó escuchar los argumentos de las madres.

"De repente una mamá sabe que su hijo es débil o piensa que él no correrá peligro (..), que un colegio mixto le causa dificultades y tenga razones (para oponerse)", razonó Solari en declaraciones a la prensa local. Según el prelado la oposición de las madres puede deberse a "razones ideológicas y pedagógicas".

En una mayoría de los colegios han mutado a mixtos en las últimas décadas, inclusive los establecimientos dirigidos por religiosos.