notitle
notitle

El Papa llegó hoy a la en La Habana, donde ofició la misa que marcará el final de su visita a Cuba, con la esperanza de revivir la fe católica en este país socialista.

Luego, como se anunció, se reunión con en la nunciatura vaticana en La Habana, confirmó el portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi.

El encuentro fue cordial y duró unos 30 minutos, tiempo en el que el expresidente le preguntó al Pontífice por cuestiones de liturgia, por el trabajo de un Papa y por cuestiones de actualidad, agregó el vocero religioso.

La audiencia y la misa de Benedicto en la Plaza de la Revolución se dan 14 años después de que Juan Pablo ofició en el mismo sitio ante cientos de miles de personas, entre ellos Fidel. En aquel entonces, se dispuso una imagen de Jesucristo del otro lado de la icónica imagen del héroe revolucionario , un notable hecho para un país que había sido oficialmente ateo hasta 1992.

En esta ocasión, un gigante afiche de la santa patrona de Cuba, la , cubre la fachada de uno de los edificios de la plaza junto al Che.* El icono ha sido en enfoque espiritual* durante la visita de tres días de Benedicto, que coincidió con el 400mo aniversario de la aparición de esta diminuta estatua.

Durante la multitudinaria misa, Benedicto XVI instó a los cubanos a buscar la "auténtica libertad". "La verdad es un anhelo del ser humano y buscarla siempre supone un ejercicio de auténtica libertad", acotó.