Ratzinger expresó su confianza a sus mayordomos. (Reuters)
Ratzinger expresó su confianza a sus mayordomos. (Reuters)

El papa denunció la cobertura mediática que se ha hecho del escándalo de filtraciones que sacudió a la Iglesia Católica, alegando que daba una imagen falsa de la Santa Sede.

En declaraciones en la plaza de San Pedro, el pontífice* expresó su plena confianza a sus ayudantes* más cercanos que se han visto afectados por el escándalo.

"Se han multiplicado las insinuaciones, amplificándose en algunos medios, siendo plenamente gratuitas y yendo bastante más allá de los hechos, ofreciendo una imagen de la Santa Sede que no se corresponde con la realidad", dijo.

El caso que derivó en el privados ha causado gran revuelo en todo el mundo, mientras la prensa italiana habla de posibles luchas internas de poder en el Vaticano.

Benedicto XVI añadió que los recientes hechos le habían causado "tristeza en el corazón". Ante la peor crisis de su papado, habló de buscar consuelo en la fe por los sufrimientos que causan incluso las personas más cercanas a uno.