Once millones de belgas hicieron un minuto de silencio (AP)
Once millones de belgas hicieron un minuto de silencio (AP)

Bélgica vive hoy un día de luto nacional por las 28 personas que murieron al . Las autoridades helvéticas investigan si el diseño del túnel contribuyó al desastre.

Los edificios oficiales colocaron sus banderas a media asta y, una hora antes del mediodía, los 11 millones de belgas hicieron un minuto de silencio en recuerdo del momento del martes en que se estrelló el autobús, en el que murieron 22 niños que regresaban de esquiar en los . Seis adultos –maestros, conductores e instuctores de esquí– también perecieron en el accidente.

Los trenes interrumpieron sus desplazamientos por el homenaje, culminando tres días de expresiones públicas luctuosas. Los líderes políticos mantuvieron un minuto de silencio y los campanarios de las iglesias belgas repicaron al unísono.

El autobús llevaba 52 personas cuando chocó contra uno de los muros del túnel cuando regresaba a Bélgica tras unas vacaciones en Suiza. El fiscal del , Olivier Elsig, dijo que se investigan tres posibles causas del accidente: un problema técnico del autobús, un problema de salud del conductor o un error humano.

Los investigadores determinaron que el autobús era de moderno diseño y llevaba dos conductores que habían descansado. Añadieron que el túnel era considerado seguro.

Pero la Oficina Federal de Carreteras de Suiza dijo que estudia si el ángulo del muro con el que chocó el autobús contribuyó a la magnitud del accidente. Esa parte del túnel tiene una playa de estacionamiento para los vehículos averiados.