(Reuters)
(Reuters)

La británica podría estar condenada a menos que adopte cambios radicales, dijo el domingo el presidente del organismo que la controla, después de que su director general renunciara para asumir la culpa por la transmisión de acusaciones falsas de abuso sexual a menores realizadas contra un expolítico.

Chris Patten, presidente de la , dijo que debe restaurarse la confianza si la corporación de financiamiento público va a soportar la presión de sus rivales, especialmente el imperio mediático de , quien podría intentar aprovecharse de la confusión.

"Si usted está diciendo que la BBC necesita una profunda y radical reforma estructural, absolutamente la necesita y eso es lo que tenemos que hacer", dijo Patten, en el pasado una destacada figura en el Partido Conservador de David Cameron y el último gobernador británico de Hong Kong, a .

"La base para la posición de la BBC en este país es la confianza que la gente tiene en ella", refirió Patten. "Si la BBC pierde eso, se acabó", agregó.

El director general de la BBC después de estar solo dos meses en el puesto, para asumir la responsabilidad por las acusaciones erróneas de abuso sexual de menores difundidas en el programa de noticias estrella Newsnight.

El testigo en el reporte, quien dijo que sufrió abusos sexuales en un hogar de menores a fines de la década de 1970, dijo que había identificado erróneamente al político, Alistair McAlpine.

Newsnight admitió que no había mostrado al testigo una fotografía de McAlpine, ni se acercó al político para obtener comentarios antes de difundir el reportaje.

Pero con 22,000 empleados trabajando en ocho canales en la televisión nacional, 50 estaciones de radio y una amplia operación en Internet, sus críticos dicen que enfrenta obstáculos derivados de una compleja, burocrática y jerárquica estructura de administración.