(Reuters)
(Reuters)

El presidente sirio, , negó que el conflicto que asola su país sea una guerra civil e insistió en su versión mantenida hasta el momento: que sus tropas combaten contra terroristas, dijo en una entrevista emitida hoy por la emisora .

"No tenemos una guerra civil. Se trata de terrorismo y del apoyo que llega del extranjero a los terroristas para desestabilizar Siria. Esa es nuestra guerra", señaló.

En la entrevista, Al Assad acusa también al primer ministro turco, , de albergar ambiciones imperialistas.

"Personalmente piensa que es el nuevo sultán de los otomanos y que puede controlar la región como era durante el Imperio Otomano bajo un nuevo paraguas. En su corazón piensa que es un califa", señaló.

La tensión con escaló con el inicio del conflicto. En combates cercanos a la frontera entre los dos países se producen con frecuencia incidentes que afectan a territorio turco.

Precisamente un civil resultó hoy herido en territorio turco al ser alcanzado por la esquirla de una granada en la ciudad de Ceylanpinar, informó la cadena CNN en turco. Ayer resultaron heridas dos personas de la misma localidad por disparos rebotados.

Rebeldes sirios y las tropas oficialistas se enfrentan desde hace tiempo por el control de un paso fronterizo. Desde algunas semanas, el Gobierno turco permitió a su Ejército disparar artillería desde su territorio si era capaz de localizar con radar la fuente del ataque.

Además, se produjo otro flujo de refugiados a Turquía: en las últimas 24 horas miles de sirios buscaron refugio en el país. "Han llegado entre 6,500 y 8,000 personas, sin que haya una cifra exacta", dijo un diplomático turco hoy a agencia dpa. "Ello se debe a los duros combates en Siria".

Antes, el Centro de Catástrofes y Crisis (AFAD) había señalado que la cifra de refugiados superó los 112,000. Turquía acoge a los refugiados sirios en campamentos y en uno especial alberga a los oficiales y soldados desertores.