Su obsesión por parecerse a la icónica muñeca empezó cuando era niña. Marcela Iglesias, una argentina residencia en California, asegura que logró su propósito solo con maquillaje, pelucas, gimnasio y sin cirugías.

Para cuando llegó a la pubertad, a Marcela se le ocurrió rellenarse los pechos y la parte trasera de los pantalones para lograr aquellas curvas de la muñeca estadounidense. Era muy joven y aún vivía en Argentina, pero ya iniciaba su transformación en el juguete de la empresa estadounidense Mattel.

“Comencé a rellenar mis senos y la cola para parecerme más a la muñeca, pero cuando mi cuerpo adquirió sus propias formas más curvas, de repente me veía muy voluptuosa. Fue entonces cuando comencé a pensar en convertirme en una muñeca humana”, agregó.

Transcurrieron los años, y su anatomía empezó a cambiar. Ya no necesitaba aquellos rellenos pues su cuerpo empezaba a adquirir las curvas propias de su naturaleza. Sin embargo, ella decidió perfeccionarse en el gimnasio. El aspecto que hoy luce es gracias a sus rutinas deportivas.

“Tengo miedo a las operaciones y busqué otras alternativas para lograr el aspecto de mis sueños”, precisó la argentina al Daily Mail.

Marcela usa además pelucas rubias, lentes de contacto color celeste y pestañas postizas. A esto sumó un vestuario semejante al de la muñeca Barbie y un maquillaje inspirado en la muñeca.

Su imagen generó una serie de comentarios en redes sociales, quienes la acusan de ser "plástica y falsa". La argentina se defendió y reiteró que jamás ha pasado por el quirófano y que solo se ha colocado botox y rellenos labiales.

“NO SOY UNA TONTA”

“Siempre digo que la cirugía debería considerarse la última opción. Quiero ser percibida como una mujer muy fuerte que sabe lo que quiere en lugar de ser una ‘tonta’. Barbie es una inspiración para ser lo que quieras ser. Tú controlas tu propio destino. Lo creas o no, me lleva 40 minutos crear mi look. Sé exactamente lo que estoy haciendo. Por lo general, preparo mis conjuntos con anticipación, especialmente cuando tengo que hacer mi segmento de YouTube”, señaló al Daily Mail.

Sus cambios se iniciaron a los 14 años. Para cuando era adolescente, empezó a usar tacos para estilizar su figura y empezó a visitar la peluquería para lograr que su cabello fuera tan rubio como el de su ídola de plástico creada en 1959.

Sin embargo, su madre no aceptaba su inclinación desmedida y no le regaló ni una sola Barbie. “Mi mamá no quiso nunca comprarme una muñeca cuando era pequeña en Buenos Aires porque decía que yo estaba obsesionada”, contó.

Foto: Instagram
Foto: Instagram

Pero sus amigas sí tenían a la muñeca y allí, entre juegos, comenzó a desarrollar su fijación por Barbie.

“Recuerdo haber visto a todas mis amigas y vecinas jugar con las muñecas y divertirme mucho vistiéndolas con atuendos nuevos, jugando a la casa con ellas. Con el paso del tiempo, me obsesioné más con la estética de la muñeca porque cada una de las Barbies me parece perfecta”, indicó Iglesias.

BARBIE Y KEN

Con el paso de los años, Marcela se fue a vivir a Estados Unidos y allí conoció a su esposo, Steven Berman. Estando en ese país, todo fue más fácil para ella. Según contó Marcela, hay muchas cosas por comprar para parecer más y más a Barbie.

“Mucha gente me acusa de parecer falsa, pero si me conocer en persona verás que mi belleza es natural”, precisó.

Parecerse a Barbie le toma alrededor de 40 minutos.

Su esposo también vive obsesionado, pero por Ken. Para parecerse a la pareja de Barbie, se ha sometido a plastimaplastia (estiramiento de cuello), implante de mentón, botox, rellenos y levantamiento de hilo PDO destinado a levantar la piel flácida.

Ambos viven en California y tienen un hijo.

Marcela Iglesias, una argentina residencia en California, asegura que logró ser como Barbie sin cirugías. | Instagram
Marcela Iglesias, una argentina residencia en California, asegura que logró ser como Barbie sin cirugías. | Instagram

TAGS RELACIONADOS