(AP)
(AP)

El presidente de Estados Unidos, , prometió hoy ante los líderes mundiales reunidos en la que su país hará "todo lo necesario" para impedir que Irán obtenga un arma nuclear, al tiempo que afirmó que el régimen sirio de "debe finalizar".

"No nos equivoquemos: un con armas nucleares no es un desafío que se pueda contener. Eso amenazaría con la eliminación de Israel, la seguridad de las naciones del Golfo y la estabilidad de la economía global", dijo Obama ante la Asamblea General de la ONU, que reune a 120 presidentes y cancilleres en Nueva York.

"Es por eso que Estados Unidos hará todo lo necesario para prevenir que Irán obtenga un arma nuclear", dijo Obama, quien permanecerá apenas 24 horas en Nueva York para luego retomar su campaña electoral a solo seis semanas de los comicios estadounidenses.

Poco antes de que hablara Obama, la sesión de debates de la Asamblea General fue abierta por el secretario general de la ONU, , quien calificó de "alarmante" la "estridente retórica de guerra de las últimas semanas" entre Israel e Irán.

"Los dirigentes tienen la responsabilidad de bajar la voz y reducir las tensiones", aseveró, aunque instó a Irán a "probar la naturaleza exclusivamente pacífica de su programa" nuclear.

El presidente iraní, , quien ya está en Nueva York para intervenir en la ONU este miércoles, se mostró desafiante, condenando las sanciones contra su país por su programa nuclear y asegurando que no teme un posible ataque de contra sus instalaciones nucleares.

Además del programa nuclear iraní, Obama se refirió en su discurso a la guerra civil en Siria y a la reciente ola de violencia por un video islamófobo que ha sacudido al mundo árabe.

"El futuro no debe pertenecer a un dictador que masacra a su pueblo", dijo Obama en referencia al dirigente sirio. "Acá reunidos, volvemos a declarar que el régimen de Assad debe finalizar para que se detenga el sufrimiento del pueblo sirio", afirmó.

Sobre el ataque del pasado 11 de septiembre que costó la vida del embajador norteamericano y a otros tres estadounidenses en Bengasi (Libia), Obama prometió encontrar a los culpables y, aunque calificó de "repugnante" el video islamófobo , dijo que no era excusa para la violencia.

"Hoy, debemos declarar que la violencia y la intolerancia no tienen cabida en las Naciones Unidas", afirmó.