(AP/Reuters)
(AP/Reuters)

El presidente estadounidense ha logrado forjarse una cierta ventaja en la carrera hacia la , combinando los actos de campaña con la gestión , pero el impulso del presidente puede verse truncado si las protestas que proliferan en los países árabes cobran nuevas vidas estadounidenses.

A ocho semanas de la votación y a tres del primer debate presidencial, Obama ha logrado hacer una efectiva campaña en los estados clave de Nevada, Colorado, Ohio, Florida, Wisconsin y Virginia, que se refleja en los resultados obtenidos en las encuestas.

Un sondeo realizado por Gallup concedió a Obama 49% de la intención de voto frente al 45% de su rival republicano, Mitt Romney, mientras que dio una ventaja de tres puntos porcentuales al demócrata.

En otro sondeo de The Wall Street Journal/NBC/Marist College, Obama iba por delante en Florida, Ohio y Virginia.

LA OPORTUNIDAD DE ROMNEYSi bien algunos creen que la política internacional no se impondrá a la economía interna en la agenda electoral estadounidense, otros consideran que la quema de banderas estadounidenses no es una buena imagen para Obama, lo que para los republicanos significa una oportunidad para remontar en las encuestas.

"Los humillantes ataques a las embajadas estadounidenses hacen muy difícil no juzgar la política de Obama como un fracaso", dijo Michael Rubin, del conservador Instituto de Empresa Estadounidense en Washington.

En tanto, la embajadora estadounidense ante la ONU, Susan Rice resaltó la acción de Obama frente a la crisis. "Sus intervenciones, su liderazgo garantizaron que los líderes en Egipto, Yemen, Túnez, Libia y otras partes del mundo salieran a decir claramente que no hay justificaciones para esta violencia", sostuvo.