(AP)
(AP)

Casi tres semanas después del derrumbe del edificio de ocho plantas que albergaba fábricas textiles cerca de la capital de Bangladesh –que dejó 1,127 muertos y 2,438 heridos– el Gobierno del país decidió aumentar los derechos laborales en el sector.

En el futuro, los trabajadores del sector textil podrán crear sindicatos y negociar salarios más altos y mejores condiciones laborales, anunció hoy el portavoz gubernamental, Mosharra Hossain Bhuiyan, en Dacca.

Anoche, el Gobierno decidió subir el salario mínimo de los trabajadores textiles, actualmente de casi 30 euros (US$38), aunque no se fijó aún una nueva cantidad.

Las autoridades comenzaron también a implantar estándares de seguridad en casi 950 fábricas del país que una comisión de investigación consideró que trabajaban en condiciones de riesgo y 18 fábricas ya han sido cerradas.

En casi 4,000 fábricas textiles del país trabajan más de 3.5 millones de personas.

Mientras tanto, en el lugar del siniestro del 24 de abril, se interrumpió la búsqueda de supervivientes y muertos.

En los 19 días que duraron las tareas de rescate soldados, bomberos y voluntarios de la Cruz Roja sacaron hasta hoy 1,127 cadáveres y registraron 2,438 heridos. El viernes que se recupera en el hospital.

"Mañana entregaremos formalmente el lugar del accidente a la administración del distrito", anunció hoy el comandante Sajal Shaykhuzzaman. Antes, los equipos de rescate rezarán juntos.