Los incendios forestales en no solo han acabado con la vida de 17 personas y destruido más de 1,400 viviendas. Desde que comenzó la tragedia, en setiembre, el fuego ha ocasionado la muerte de 480 millones de mamíferos, aves y reptiles, según una investigación de la Universidad de Sídney, cifra que definitivamente aumentará cuando se terminen de apagar las llamas en Victoria y la costa sur de Nueva Gales del Sur, los estados más afectados.

Entre los millones de animales muertos, hay varias especies en peligro de extinción, como canguros, koalas –se calcula que murieron más de 8,000–, wombats (una especie de marsupial) y demonios de Tasmania. Las fotografías de los cuerpos carbonizados han abundado en redes desde que se inició la tragedia; sin embargo, es la primera vez que se tiene una estimación científica de las pérdidas.

En una audiencia llevada a cabo por el Gobierno hace unos días, el ecologista Mark Graham, del Nature Conservation Council, explicó que los koalas “no tienen la capacidad de moverse lo suficientemente rápido” para escapar de los incendios que se propagan entre los árboles.

MILES DE EVACUADOS

Ayer, decenas de miles de personas evacuaban Nueva Gales del Sur por los incendios, en una de las movilizaciones más grandes en la historia de Australia. La primera ministra de la región, Gladys Berejiklian, declaró estado de emergencia a partir de hoy, lo que da la potestad al gobierno de realizar evacuaciones forzadas.

SABÍA QUE

- Unos 200 incendios consumen miles de hectáreas en los estados de Nueva Gales del Sur y Victoria, amenazando a varias ciudades.

- Ocho personas, de las 17 víctimas en total, fallecieron desde el lunes. Otras 18 se encuentran desaparecidas.