Los ataques mortales de tiburones son raros. (Pixabay)
Los ataques mortales de tiburones son raros. (Pixabay)

Trágico. Un tiburón devoró a una perrita que trataba de alcanzar el palo que le había lanzado su amo en una playa de Sídney, .

Tras confirmarse el lamentable hecho, las autoridades pidieron a los bañistas que no se metieran en el agua.

El can, un American Staffordshire terrier, nadaba en las aguas de Bonna Point Reserve, en el sur de Sídney, cuando fue atrapada por el depredador.

"Tirábamos el palo al agua. La marea estaba muy baja, había una pendiente (donde el mar se volvía más profundo)", explicó el dueño de la perra al Sídney Morning Herald, identificándose solo como Nigel.

"Fue muy rápido. La agarró y se la llevó bajo el agua", relató sobre la trágia pérdida de la perrita llamada Molly, que fue amada por la familia.

"El tiburón medía unos 3,5 metros de largo, podría hacerse con un humano perfectamente", continuó Nigel.

Según los especialistas, los ataques de tiburones son cada vez más numerosos a causa de la creciente popularidad de los deportes acuáticos. Pese a ello, los ataques mortales contra humanos siguen siendo raros.

TAGS RELACIONADOS