La fortuna real del exdictador chileno sigue siendo un misterio. (AP)
La fortuna real del exdictador chileno sigue siendo un misterio. (AP)

El testamento original de , que fue abierto hoy en un juzgado de Santiago, no detalla sus bienes y solo especifica el reparto de su legado entre su viuda –a la que le dejó el 62.5% de lo que poseía– y sus cinco hijos, así como sus nietos y bisnietos.

La diligencia se realizó por petición del Consejo de Defensa del Estado (CDE) en el marco de la investigación por enriquecimiento ilícito contra el exdictador chileno (1973-1990), proceso que busca recuperar parte de la fortuna calculada en unos US$26 millones que mantenía oculta en el Riggs Bank de Washington y otros bancos extranjeros.

Ante una gran cantidad de periodistas pero sin la presencia de parientes, el notario Humberto Quezada abrió el testamento que el exgobernante de facto firmó en setiembre de 2000, apenas dos meses y medio después de que fuera abierto otro documento similar.

Tanto en aquel entonces como ahora se apreció un ambiente de frustración: el primer testamento de los bienes y el actual el nombre de los herederos, pero nuevamente no se mencionó ningún bien de Pinochet.

El notario señaló que el documento alude a "los bienes que existiesen al momento del fallecimiento". "El testamento hace referencia a una distribución de bienes sin indicar ningún bien, los que estén registrados a nombre de Augusto Pinochet", precisó Quezada.

El exdictador juró en una declaración pública que su fortuna es producto "de los ahorros de toda mi vida". Sin embargo, si se hubieran sumado todos sus sueldos del Ejército, como presidente y luego como senador vitalicio, más su jubilación, la cifra habría estado muy lejos de los US$26 millones en que se calcula su patrimonio.

Pinochet murió el 10 de diciembre del 2006, a los 91 años, mientras permanecía bajo arresto domiciliario por dos juicios por violaciones a los derechos humanos y otro por fraude al fisco y falsificación de pasaportes.

Entre sus bienes conocidos, figuran una mansión en un elegante barrio de la capital chilena, una casa en una zona precordillerana, una pequeña finca en el balneario de Quintero y otra en Santo Domingo, en Reñaca, Iquique y Valparaíso, y varios vehículos.

La familia de Pinochet ha solicitado y obtenido en varias ocasiones el levantamiento parcial del embargo sobre los bienes conocidos del exdictador para pagar impuestos al fisco.

Carlos Mackenney, abogado del CED, explicó que el ente recaudador chileno está interesado en acciones relacionadas "con materia tributaria y eventuales acciones indemnizatorias".

Los pasos legales a seguir, explicados por el notario, son protocolizar el documento en los tribunales, informar a los beneficiarios y luego hacerlo público.