Seúl [EFE]. La península coreana se prepara hoy para la llegada del tifón Bavi después de que recientemente ambas Coreas sufrieran importantes lluvias debido al monzón más largo desde que hay registros.

Bavi, al que la Administración Meteorológica de Corea (KMA) califica de “muy fuerte”, ya golpea desde última hora del martes la isla de Jeju, situada al suroeste de la península.

A las 9.00 hora local (0.00 GMT) de hoy miércoles Bavi se encontraba en el Mar Amarillo, a unos 160 kilómetros al suroeste del puerto surcoreano de Mokpo (unos 300 kilómetros al sur de Seúl) y se desplazaba hacia el norte a unos 20 kilómetros por hora.

Se prevé que durante la jornada de hoy el tifón, que arrastra vientos de más de 100 kilómetros por hora, comience a atravesar en dirección norte la costa occidental surcoreana.

En la madrugada del jueves se espera que el centro de la tormenta pase a unos 120 kilómetros al oeste de Seúl y que poco después toque tierra en la provincia norcoreana de Hwanghae del Sur, según la KMA.

Las provincias meridionales surcoreanas ya han activado la alerta y están notando la cercanía de la tormenta, con fuerte oleaje y vientos de hasta 90 kilómetros por hora.

La llegada de Bavi se produce después de que las dos Coreas hayan experimentado el monzón más largo (más de 50 días) desde que hay registros.

Las lluvias provocaron importantes inundaciones y corrimientos de tierra que dejaron en el Sur decenas de muertos y miles de hectáreas agrícolas y edificios dañados.

En el Norte, el régimen, caracterizado por su habitual falta de transparencia, ha admitido que las insistentes lluvias estivales han dejado importantes daños en suelos agrícolas, viviendas e infraestructuras, pero no ha aportado muchos más detalles.

Hoy mismo, la propaganda norcoreana informó que el propio líder, Kim Jong-un, presidió el martes una reunión de emergencia del buró político del Partido de los Trabajadores para tratar medidas que minimicen el daño que pueda provocar el tifón Bavi.

TE PUEDE INTERESAR