La vida de Ashya King corría peligro, por lo que Interpol emitió una orden internacional de búsqueda. (AP)
La vida de Ashya King corría peligro, por lo que Interpol emitió una orden internacional de búsqueda. (AP)

La Policía encontró hoy en el Hostal Esperanza de Benajarafe, núcleo de Vélez Málaga (), al niño británico de 5 años que el pasado martes fue sacado sin consentimiento médico por sus padres, ambos testigos de Jehová, de un hospital londinense en el que estaba internado por un tumor cerebral.

Operado por última vez hace siete días, su vida depende de una sonda gástrica que le permite alimentarse. Las autoridades dijeron el viernes que la batería de la máquina —que no se reemplaza fácilmente— en principio debía "agotarse durante el día", por lo que su vida corría peligro.

Una amiga de la familia afirmó que los padres, Brett King, de 51 años, y Naghemeh King, de 45 años, actuaron por "desesperación".

"Es una amiga de mi madre. Huyó por desesperación y para buscar ayuda en el extranjero, porque no pueden aceptar que no se pueda hacer nada para ayudar al niño. Por favor, no la juzguen. Es una familia de gente amable, muy buena y estoy convencida de que hacen todo esto con el único fin de ayudar a su hijo", escribió Katie Fletcher en la página Facebook de la Policía de Hampshire.