Mañana inicia el juicio que pondrá a Noruega en vilo. (Reuters)
Mañana inicia el juicio que pondrá a Noruega en vilo. (Reuters)

, autor de los dos atentados que en julio pasado en Noruega, comparecerá este lunes 16 de abril ante el tribunal de Oslo bajo fuertes medidas de seguridad, en un juicio que durante diez semanas mantendrá en vilo al país.

La primera jornada estará consagrada a la lectura del acta de acusación y a las observaciones preliminares del Ministerio Público, que procesa a Breivik por , y en el que el acusado también tendrá oportunidad de expresarse sobre su culpabilidad.

Su abogado, Geir Lippestad, indicó que el ultraderechista se declarará inocente. Aunque reconoció los hechos, Breivik en contra de "los traidores de la patria" culpables, en su opinión, de entregar la sociedad noruega al Islam y al multiculturalismo.

El extremista de 33 años debería tomar la palabra a partir del martes para explicar su accionar, que ya ha calificado de "atroz pero necesario". El año pasado, Breivik mató primero a ocho personas al detonar una bomba a los pies de la torres que alberga la oficina del primer ministro laborista, ausente en el momento del atentado.

Luego, disfrazado de policía, durante más de una hora disparó contra los miembros de las Juventudes Laboristas reunidos en un campamento de verano en la isla de Utoeya, cerca de Oslo, que dejó otras 69 víctimas, en su mayoría adolescentes.

El principal punto de interrogación del juicio será el de la salud mental del acusado. Definido como psicótico y por lo tanto penalmente irresponsable en psiquiátrico el año pasado, el noruego fue luego declarado penalmente responsable por una publicada el pasado 10 de abril.

En último recurso, serán los cinco jueces del tribunal de Oslo los que tendrán que decidir sobre esta delicada cuestión en su veredicto que se espera en julio. Si Breivik es finalmente reconocido como penalmente responsable, enfrentaría una condena de 21 años de cárcel, que podría ser ampliada mientras siga considerado como peligroso. En caso contrario, será sometido a un tratamiento psiquiátrico en un establecimiento cerrado, potencialmente de por vida.